Es el momento de comprar vivienda

19
vivienda bogota

El derecho a una vivienda digna está consagrado, entre otros instrumentos internacionales, en la Declaración Universal de los Derechos Humanos (art. 25.1) y en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (art. 11.1). Para ONU Habitat “la vivienda es una de las condiciones sociales básicas que determinan la igualdad y la calidad de vida de personas y ciudades”.

Cifras de este organismo señalan que, en 2013 más de 860 millones de personas vivían en asentamientos precarios, en comparación con 725 millones en el año 2000. El estudio “Un espacio para el desarrollo: los mercados de la vivienda en América Latina y el Caribe”, publicado por el BID en 2012, concluyó que la región encaraba un “considerable y creciente déficit habitacional”. Para ese año, “una de cada tres familias de América Latina y el Caribe —un total de 59 millones de personas— habitaba en una vivienda inadecuada o construida con materiales técnicamente inadecuados o carentes de servicios básicos. Casi dos millones de los tres millones de familias que se forman cada año en ciudades latinoamericanas se ven obligadas a instalarse en viviendas informales, como en las zonas marginales, a causa de una oferta insuficiente de viviendas adecuadas y asequibles”.

Hoy las cifras no son alentadoras. De acuerdo a ONU Habitat, “para el 2030, cerca de 3 billones de personas, o el 40% de la población del mundo, necesitará tener acceso a viviendas, infraestructura básica y a otros servicios tales como sistemas de acueducto y saneamiento”. ONU Habitat señala además que en la actualidad, la mayor parte de la población que vive en las principales ciudades de la región carece de suficientes medios económicos o no puede acceder a un crédito hipotecario para ni siquiera las viviendas más económicas ofrecidas por el sector privado. “Más de la mitad de las familias de Caracas, La Paz, Buenos Aires, Sao Paulo, Río de Janeiro, Ciudad de México, Quito y Managua, no pueden costearse otra cosa que una morada construida por su propia cuenta”.

Colombia no se queda atrás, Bogotá y Cundinamarca enfrentan problemas muy similares a los de grandes urbes Latinoamericanas, por cuenta de las permanentes migraciones internas y provenientes de otros países de la región que responden a diferentes fenómenos.

Sin embargo, a pesar de este panorama, podemos afirmar que la situación que tenemos actualmente en la capital y en los municipios del departamento está mejorando progresivamente, entre otros gracias a las políticas públicas que están planteando beneficios para los compradores, y al impulso que el sector constructor ha venido dando junto al desarrollo de megaproyectos urbanísticos, aportando a una oferta de vivienda mucho más completa y de mejor calidad. Esto sin hablar de la importancia en la generación de empleo y crecimiento a la economía que aporta el sector.

Recientemente el presidente Juan Manuel Santos anunció la extensión de los subsidios a la tasa de interés en 40.000 nuevos cupos para los años 2018 y 2019, y amplió el rango de precios para su aplicación hasta los 321 millones de pesos. subsidio que representa 2.5 puntos porcentuales de la tasa de interés del crédito hipotecario. Estos beneficios al crédito para vivienda se pueden traducir en bajas tasas de financiación, lo que impactará directamente a aproximadamente 544.000 potenciales hogares. Esto sumado a la reducción de las tasas por parte de los bancos hace que este sea un muy buen momento para comprar vivienda.

En Bogotá y Cundinamarca actualmente hay 1.263 proyectos de vivienda activos con oferta disponible, de éstos, 600 proyectos con 10.581 unidades están en el rango de 99,5 millones hasta 321 millones de pesos (precios de 2017) que se entregarán entre el 2017 y 2019, fecha en la que estará vigente el anuncio realizado por el Gobierno Nacional. El anterior anuncio sumado al compromiso del sector financiero genera sin duda, mejores condiciones para que los habitantes de Bogotá y Cundinamarca, propios y foráneos, en todos los niveles puedan hacer que el sueño de tener una casa propia sea realidad. Estas condiciones benefician de manera especial el mercado de la región central que representa el 37% de las ventas de vivienda en Colombia.

Ahora bien, los proyectos actuales cuentan con las mejores condiciones de los últimos tiempos, no solo en precio, sino en calidad. Su aporte a la construcción de ciudades de calidad, y a un urbanismo integrado pone de presente que las constructoras están haciendo un trabajo serio, responsable y comprometido con el desarrollo de las ciudades y el mejoramiento de la calidad de vida de sus habitantes.

Estas y otras razones hacen que sin duda alguna este sea el mejor año para adquirir vivienda. De acuerdo con el seguimiento que le hemos hecho a las cifras, nunca los hogares habían encontrado en el mercado tasas tan bajas para adquirir vivienda. Los invitamos a seguir apostándole a hacer sueños realidad y a seguir construyendo una mejor calidad de vida para todos.

Martha Moreno MesaPor:  Martha Moreno Mesa
Gerente Camacol Bogotá y Cundinamarca